Raspi D.E.P


Velar por los animales es duro.
Raspi estuvo una semana pidiendo auxilio tras ser abandonado y atropellado en la calle. Cuando por fin recibimos el aviso nos hicimos cargo de él lo más rápido que pudimos, pero ya era tarde. Al principio parecía que se fuese a recuperar, los cuidados y mimos le levantaron el ánimo, pero las últimas pruebas y radiografías explicaban sus dolores: estaba reventado por dentro. 
Tras las opiniones de los veterinarios y pensarlo mucho, tuvimos que tomar la decisión: lo mejor para él era dormirlo. Y así se hizo.
Sabemos que no podemos salvar a tod@s, que no podemos llegar a todo... pero duele. Duele mucho. Raspi era tan mansete y mimosón, tan bonito.. D.E.P luchador.


NO LO ABANDONES - PROTECCIÓN ANIMAL