Pipas en adopción


Para saber más de ella haz clic en "leer más".

Esta podenquita estaba junto a su hermana, pasando frío bajo la lluvia, desnutrida y con pulgas y garrapatas cuando una vecina dio aviso. Si se quedaban en la calle morirían. Eran unas cachorras de apenas un mes.
Ahora Pipas es feliz jugando y corriendo.

Puedes conocerla un poco mejor aquí:
(pincha en el logo de Facebook)




Vídeo: