En Navidad, cuidado con la Flor de Pascua


La Flor de Pascua o Poinsettia es una planta de grandes hojas rojas brilantes que resulta especialmente tóxica para nuestros gatos.

Por contacto, porque resulta irritante para su piel y conjuntiva, provocando irritación, picores y problemas oculares.

Por ingesta, porque es muy venenosa para ellos, provocándoles vómitos, diarreas, malestar, letargo y salivación excesiva.

¿Y por qué resulta tóxica para nuestros gatos?


La responsable de esa toxicidad es la savia que recorre toda la planta (y que aparece al quebrarse), un líquido blanco y lechoso que contiene saponina, una sustancia muy irritante que puede provocar serios trastornos al ser ingerida.

* Evita que tu gato juegue, mordisquee o se restriegue por la planta, y al menor síntoma, acude a tu veterinario de confianza. Aunque su ingesta no es mortal, si surge alguna otra complicación podría llegar a convertirse en un serio problema de salud para él. *

Otras plantas que también pueden llegar a ser tóxicas para nuestro gato y que están muy presentes en esta época del año son:

El acebo, tanto sus hojas como sus frutos rojos.
El muérdago, tanto sus hojas como sus frutos blancos.