En verano, mantén hidratado a tu peludo


La hidratación es vital para la salud

En primer lugar, es importante señalar que al no tener organismos similares, el proceso de transpiración de los animales es completamente diferente al nuestro, especialmente en el caso de los perros, cuya capacidad para eliminar toxinas a través de la piel se limita a las almohadillas que tienen debajo de los pies.

Por lo tanto, la única forma que tienen de eliminar los líquidos de la piel es la orina, por lo que es esencial que el agua que les des sea de buena calidad porque, por el contrario, podrías poner en riesgo la salud de tu animal.

Si te estás preguntando por qué, debes tener en cuenta que el 60% del peso total de un perro o gato adulto está compuesto de agua, por lo que la hidratación es tan importante para nuestros animales.

El agua es el elemento más importante para que nuestros pequeños amigos puedan llevar a cabo adecuadamente todos los procesos previstos por su cuerpo, fundamentales para su desarrollo físico y mental, así como determinar su crecimiento y fortalecer sus defensas inmunitarias.

Sabiendo lo importante que es la hidratación para su salud, le ofrecemos una serie de consejos para ayudar a asegurar que su animal esté bien hidratado:


En general, la cantidad de agua necesaria para cada animal varía en función de su peso; lo ideal sería 60 mililitros por kg. Obviamente, esta cifra aumenta cuando las temperaturas son muy altas, porque en este caso es común que los animales se deshidraten más fácilmente.

Los animales que todavía son cachorros, o los que son más ancianos, los más propensos a sufrir deshidratación; si este es su caso, tenga cuidado.

Siempre que camine con su mascota, lleve consigo una botella de agua limpia y fresca para asegurar la hidratación correcta.
Si los días son demasiado calurosos, reduzca su tiempo de ejercicio.

¿Qué pasa si su mascota no quiere beber?

Este es un problema poco común, que ocurre con más frecuencia en los perros. He aquí algunas precauciones a tomar en estos casos:

* Compra una fuente de agua para tu mascota y asegúrate de que siempre esté limpia.

* Añade un poco de agua a su comida.

* Preparar un delicioso caldo de carne y verdura sin sal; el líquido los hidratará.

* Procura darles agua en un envase grande, ya que de esta forma su hidratación será completa y evitarás que siga teniendo sed una vez que la beba toda, el cual es uno de los problemas más comunes cuando el envase es pequeño.

* En los días calurosos o cuando sea época de verano, es imprescindible que le sirvas este líquido vital en un espacio en el que haya sombra, ya que cuando tu mascota tiene mucha sed, el beber agua caliente puede ocasionarle daños.

* Si ninguno de estos trucos funciona, lleve a su mascota al veterinario lo antes posible.

La hidratación es muy importante para que tus peludos disfruten de una vida sana.