Andy D.E.P


Te has ido, nos has dejado, y toda la familia Sonrisa te lloramos.


No te has ido por la edad, ni por la enfermedad, te has ido por la desvergüenza y la maldad humana. 

Porque alguien un día, durante una semana, un mes o dos o tres, se olvidó de darte de comer, de darte agua, de atenderte. Y cuando ese alguien vio que estabas enfermo y débil, que apenas te tenías en pie, ese alguien, te echó a la calle para morir. 

Y allí te encontraron, en una acera, tirado, prácticamente inconsciente.

Has sido con nosotros un perro bueno, dulce, cariñoso, noble, precioso. 

La desidia hizo que nos llegaras en tan mal estado que ni los ingresos de urgencias, ni las vías, ni los medicamentos a montones, ni los mimos, ni los besos, ni los abrazos, te han podido salvar.

Has luchado como un campeón, has sido todo lo fuerte que podías ser, hasta el final, hasta que tu cuerpecito ya no ha podido más.

Que frustración, que rabia contenida, que ira tan grande hacia quien te hizo eso.

Lo sentimos tanto.. lo hemos intentado todo, lo hemos hecho lo mejor que hemos sabido.

Ha sido muy poco tiempo el que nos has acompañado, pero te llevas una parte de nosotros allá a donde vayas, y te quedas en nuestro corazón y en nuestro recuerdo para siempre. 

Aquí se queda tu familia. 

Ahora tenemos que seguir luchando por tus hermanos.