¿Qué es el Canicross?

El Canicross es una modalidad deportiva que se está consolidando en nuestro país y con una larga tradición en Europa. Consiste simplemente en correr con tu perro, con una correa (línea de tiro) que va a la cintura con un cinturón y una línea de tiro que va hasta el arnés del perro. Lo ideal es practicarlo sobre tierra, ya que es el mejor terreno para el perro.

Esta modalidad deportiva se introdujo en España hace aproximadamente unos 20 años con competiciones regulares. En toda Europa, el Canicross cuenta con mucha afición, existiendo una Federación propia con importantes campeonatos dedicados exclusivamente a esta modalidad y con un nivel competitivo altísimo.

El vínculo que hay entre hombre y perro hace especialmente atractiva esta práctica deportiva. Disfrutar de la naturaleza en compañía de tu perro y descubrir una afición en común con él, la pasión por correr, aportan un valor añadido a los aficionados al mundo del deporte que son al mismo tiempo amantes de los animales.

¿Qué material necesito para practicar Canicross?

El material necesario para practicarlo se compone de un arnés especial de tiro para el perro, una línea de tiro con amortiguador y un cinturón de canicross, que es recomendable que sea ancho para proteger la espalda del corredor de los tirones del perro.

¿Qué perro puede participar?

Cualquier perro sano con más de 1 año es válido para practicar canicross, tanto en entrenamiento como en competición, con independencia de su tamaño o raza.

¿Qué precauciones debo de seguir?

En el canicross, el corredor debe de pensar en su compañero de entrenamiento tanto como en él mismo. No olvidemos que el perro es un animal tan fiel que en ocasiones puede llegar a extremos físicos que le pueden perjudicar seriamente por el simple hecho de seguir corriendo junto a su guía.

Una vez que empecemos a entrenar, los mismos principios que rigen la mejora física humana son aplicables al perro. No podemos empezar corriendo el primer día 20 km. porque nuestro perro acabará desfallecido. Debemos seguir los mismos principios de progresión que aplicamos con nosotros.

Además, los efectos de las altas temperaturas, y en el caso del perro hablamos de temperaturas cercanas y superiores a los 20º, pueden llegar a ser fatales. Debemos, por tanto, evitar a toda costa correr con más de 20º (las competiciones se limitan a partir de este punto) para evitar problemas mayores.